Detén los 4 jinetes del Apocalipsis del amor

Detén los 4 jinetes del Apocalipsis del amor

Una relación de pareja o matrimonio emocionalmente inteligente es aquel que hace que la relación funcione en sus vidas cotidianas ya que han adquirido una dinámica sana que impide que sus pensamientos y emociones negativas sobre la otra persona le gane a los pensamientos y emociones positivas. No todas las relaciones tienen esta habilidad o dinámica de manera tan natural, también puede aprenderse y llegar a desarrollar las herramientas necesarias para tener una relación sana. Una vez que la pareja establece cierto grado de positividad, hará falta más negatividad para dañar de manera significativa la relación, por el contrario si se fomenta una relación basada en la negatividad, la mínima actitud positiva no hará gran mejora en la dinámica entre ambos. 

Existen 4 interacciones negativas en una relación de pareja que pueden arruinarla, para tener una relación sana y con bienestar, hay que saber identificar cuales son para poder evitar y remediarla a tiempo con sus antídotos. 

Dr. John Gottman, uno de los principales investigadores en el tema de relaciones de pareja y familia identificó en base a sus estudios que existen 4 interacciones negativas que pueden ser letales para la relación, a estas conductas tóxicas el les llama “Los 4 jinetes del Apocalipsis”. Tal como los 4 jinetes del libro del Apocalipsis producen destrucción y caos en la Tierra, estos 4 jinetes pueden ser destructivos en una relación y también producir mucho caos. Estos jinetes destructivos y peligrosos cabalgan hacia el corazón de los miembros de la pareja a través de las siguientes conductas; CONDUCTA CRITICA, CONDUCTA DEFENSIVA, DESPRECIO, CONDUCTA EVASIVA.

Primer jinete, la crítica. 

Siempre hay quejas acerca de la persona con la que se convive, es completamente natural que no te gusten o te lleguen a disgustar ciertas acciones especificas o formas de interactuar pero existe una gran diferencia entre una queja y una critica. 

Antídoto a la crítica es usar un planteamiento suave. Iniciar una discusión con un tono agresivo hará que la situación termine con el mismo tono, entonces si empezamos la discusión con critica, terminara posiblemente en mucha tensión. Por el otro lado, si empezamos con un tono suave, quejándose pero sin criticar o atacar directamente, lo más probable será que la discusión pueda mantenerse abierta a seguir siendo productiva durante más tiempo. 

Segundo jinete, el desprecio.

El sarcasmo y el escepticismo son formas de desprecio. Lo mismo puede decirse de los insultos, y el famoso gesto de poner los “ojos en blanco”, la burla o el humor hostil entra en formas de desprecio. Este se considera el peor de los todos jinetes, siempre aumenta el conflicto en lugar de favorecer la reconciliación. 

Al tener pensamientos negativos, el desprecio aumenta sobre la otra persona. Es muy probable que mientras estos pensamientos no se compartan y se resuelvan, a lo largo del tiempo generen mayor desprecio. 

Entonces, cuando validamos el contexto de cada lado de nuestros conflictos dialécticos, nos podemos abrir ante el balance y el cambio efectivo. Esto es trabajar la DIALÉCTICA y tomar el camino de en medio, de esta manera nos permitimos conocer mejor la realidad del mundo, no caer en distorsiones cognitivas, entender mejor las contradicciones internas y externar, dejar de caer en pensamiento fatalista y de esta manera fortalecer tu mente para obtener un mejor bienestar en tu vida.

Antídoto al desprecio es hablar de tus propias emociones y necesidades, no comenzar a hablar de la otra persona. Si te mantienes firme y muy concreto en lo sientes, piensas y necesitas tu mismo, es más probable que te comuniques mejor ya que no envías un mensaje de desprecio a lo que tu pareja siente o necesita y es más probable también que tu pareja se quiera mantener abierta a escuchar y encontrar una solución para el problema. 

Tercer jinete, actitud defensiva. 

Las criticas, el desprecio y la actitud defensiva no siempre se presentan en este orden. Generalmente se combinan entre ellas y se va pasando de un modo a otro. 

La actitud defensiva es con el fin de protegerse a uno mismo, su inocencia, desviar el ataque. Generalmente en esta actitud es cuando uno de los miembros de la relación se siente atacado y se “hace la víctima” y entonces comienza un modo de “contra-ofensiva” que se percibe como un modo de culpar a la pareja. Se escucha a veces como “El problema no soy yo. Eres tú.” Esta actitud no soluciona nada si no que hace el conflicto más grave. 

El antídoto a la actitud defensiva es aceptar tu propia responsabilidad. Si aceptas tu responsabilidad y la parte en la que tuviste que ver en el problema es menos probable tener una actitud defensiva y más fácil resolver un problema. La mayoría de veces es mejor tan solo reconocer nuestra parte es un problema, aceptar la situación, pedir una disculpa y aprender de ello para no enfrentar de nuevo la misma situación que en muchos casos resulta ser desagradable y repetitiva en la relación de pareja. 

Cuarto jinete, actitud evasiva. 

En muchas relaciones donde las discusiones se ponen violentas, en donde existe mucha critica y desprecio se provoca una actitud defensiva en la cual alguno de los miembros de la relación se distancia, y es entonces cuando aparece este jinete. En una relación sana cuando hay una conversación, el receptor ofrece al emisor señales de escucha activa. Puede ser contacto visual, asentimiento, un gesto, incluso algunas veces contacto físico, etc. En una relación con actitud defensiva la persona evasiva no hace nada de esto, no dice nada, mira hacia otro lado, baja la mirada y el lenguaje corporal es cerrado o inclusive agresivo, esto distancia aun más a la pareja. 

Las personas recurren a la evasión cuando pasan a un modo protección, generalmente cuando la agresividad de uno de los miembros en la relación es tan algo que el otro se siente desprotegido, indefenso y prefiere evitar responder para evitar hacer el conflicto más grande.

El antídoto a la actitud evasiva es relajarte a ti mismo. Cuando existe mucha tensión en la pareja es cuando se recurre a la evasión por lo cual una solución es buscar alternativas y métodos para intencionalmente relajarse. Algunas veces es necesario parar una conversación que se esta tornando en discusión, tomarse algunos minutos fuera, relajarse fisiológicamente de manera intencional ya que al saturarse es imposible escuchar a tu pareja abiertamente y ser productivos en lo que respondemos, ya que este tipo de situaciones suele ser energéticamente desgastante es recomendado encontrar métodos para relajarse y recargarse de energía por unos momentos. Algunas actividades para relajarse pueden ser desde lo más básico; respirar profundamente, hasta escuchar música, leer, hacer ejercicio, o meditar. Después de relajarse se puede regresar a continuar hablando del conflicto ya con una actitud más abierta y tranquila. 

Aunque de acuerdo a las investigaciones cada uno de estas interacciones negativas puede predecir un divorcio o una separación, generalmente estas actitudes se perciben en cualquier relaciones donde los miembros nos son felices. Sin embargo, los antídotos existen como una posible manera de combatir y revertir el efecto tóxico de estas actitudes.

Cualquier conflicto o problema es una oportunidad de crecimiento personal y en pareja. Debe de percibirse como una oportunidad para fortalecer la relación basándose ante todo en el compromiso y la confianza. Es importante saber reconocer si se tiene el interés para mantener la relación, ya que desde esta decisión depende la motivación y esfuerzo que le ponen en solucionar cada aspecto en la pareja donde hay conflicto. Para crecer y ser resiliente ante la negatividad y posible deterioro del momento es importante tomar una decisión propia por mejorar y tener una actitud activa y sobre todo positiva hacia el ser amado, entonces al responder a los 4 jinetes del Apocalipsis con el antídoto podrás encontrar una manera de como EMPODERAR tu relación de pareja.


Recomendación:

La comunicación en la pareja es uno de los ingredientes más importantes, el que ayuda a crecer, comprenderse, dialogar y emprender un camino en común. Este libro comparte 7 reglas básicas y sabias para ayudar a la pareja.

#LetrasEmpodera Siete Reglas De Oro Para Vivir En Pareja.

¡Apreciamos tu apoyo!

Related Article